TIERRAS DE DIATOMEA: Depósito mineral compuesto por fósiles de algas unicelulares llamadas diatomeas.

por J. Mullin
de ACRES USA (Una revista para Eco-Agricultura)

Traducción de: E. Galli

Una granja ecológica saludable y en crecimiento es el mejor argumento en contra de la posibilidad que en el futuro existan 50 millones de hambrientos. Cuando los cultivos se encuentran dañados por el severo uso de venenos, más allá de reclamos utópicos, los eco-agricultores buscan usar los métodos más seguros para el control de plagas. Uno de los más efectivos métodos para el control de plagas podría ser el uso de tierras de diatomea.

DIATOMEAS

Hace aproximadamente 300 millones de años, trillones de una diminuta planta unicelular llamada diatomeas existía en los océanos. Ellas construían una pequeña caparazón alrededor, compuesta por los mismos silicatos que extraían del agua. Cuando las diatomeas morían esta microscópica caparazón quedaba depositada en el fondo de los antiguos océanos. A través de las eras estos caparazones se fueron acumulando en depósitos, a veces formando espesores de miles de metros. Cuando las aguas de los océanos retrocedieron, estos depósitos fueron eventualmente cubiertos. Las caparazones se fosilizaron y comprimieron creando un polvo de tiza de roca llamado tierra de diatomea.

Cuando la tierra de diatomea es extraída, molida, finamente triturada, pasada por una fina malla, y puesta en una centrífuga, ésta se convierte en un fino talco. Este talco puede ser manejado en forma segura prácticamente sin el uso de guantes especiales tanto para el alimento de animales, como para matar insectos por contacto. El proceso de destrucción de insectos es completamente mecánico, a diferencia de los peligrosos pesticidas químicos. La tierra de diatomea es un material inerte no tóxico que contiene una serie de minerales tales como manganeso, magnesio, hierro, titanio, calcio y silicatos entre otros.

Debidamente molidos los esqueletos de las diatomeas se convierten en microscópicas agujas de silicio. Filosas y dañinas para los insectos, estas agujas son inofensivas para los humanos y otros animales de sangre caliente. Como una pequeña cuchilla, el fragmento de diatomea está siempre listo para interrumpir el proceso de vida de los insectos. Los animales de sangre caliente están protegidos de estos destructivos efectos. La razón es que el esqueleto de los animales de sangre caliente está localizado internamente, rodeado y envuelto por los músculos que lo soportan, y el completo organismo está protegido por pelos o plumas. Los insectos, por el contrario, tienen su armadura en el exterior. Sus fluidos vitales están sostenidos y protegidos por una cubierta aceitosa o cerosa que cubren los poros. Si un objeto es lo suficientemente pequeño y filoso dañará su cerosa cubierta matando al insecto por deshidratación. En otras familias de insectos las diminutas partículas penetrarán internamente atacando el sistema respiratorio, digestivo y reproductivo. El polvo de tierras de diatomea puede ser aplicado sin ningún aparato protector. Solamente se necesitará una máscara protectora si se respiran más de 20 millones de partículas cúbicas por pié cuadrado, ocho horas al día, y cinco días a la semana, como ocurre en los lugares de molienda de este material.

La idea de usar tierra para eliminar insectos no es nueva, ni fue desarrollada primero por el hombre. Pájaros y mamíferos han tomado por millones de años baños de tierra para librarse de insectos parásitos. Tampoco es moderna la idea de usar tierra de diatomea para el control de insectos. Los chinos usaban tierra de diatomea hace 4.000 años. El principio fue re-descubierto en tiempos modernos por Francis S. Leise y Neil Clark en Arizona, USA.

La tierra de diatomea puede ser usada también para el control de gusanos, y otros parásitos internos de los animales, si se alimentan en una proporción de 1 a 2 % del total de la dieta. El control es simple, sencillo y natural. No existe ningún daño para el organismo, y usado como suplemento en forma regular, se puede prevenir la aparición de parásitos.

En 1966, R. P. Link, jefe del Departamento de Medicina Veterinaria de la Universidad de Illinois, reportó sus experiencias con tierra de diatomea: "Puedo relatar mis experiencias cuando incorporé 2% de tierra de diatomea en la dieta del ganado vacuno. No hay evidencia de ningún efecto secundario, ni residuos en la leche. Otro beneficio destacable observado al alimentar el ganado con tierra de diatomea es que los animales producen un estiércol mejor degradado, que mejora el control de moscas y reduce olores. La tierra de diatomea repele los insectos cuando es aplicada en líneas de cultivo y huertos. Las abejas tienden a evitar acercarse a flores tratadas con tierra de diatomea. Los insectos que atacan a los cultivos masticándolos o succionándolos, son particularmente más susceptibles. Granjeros y jardineros que usan polvo de diatomea, sostienen que ésta afecta a los insectos predadores beneficiosos para los cultivos, sin embargo el daño es disminuido cuando la tierra de diatomeas es aplicada al atardecer o a la noche".

INSECTICIDA MECANICO

Como insecticida mecánico, la tierra de diatomea es excelente para la protección de granos almacenados, semillas, legumbres, y posiblemente nueces. En una evaluación realizada comparando cuatro polvos inertes, con la eficiencia de Malathion (compuesto químico venenoso), los investigadores del USDA (Unites State Department of Agriculture) informaron que los cuatro polvos inertes fueron superiores a la implicación de 1.0 pints de grado premiun Malathion 57%. En cada prueba, excepto por una, el polvo de diatomea protejió el grano de trigo más eficientemente que el Malathion.

Arrowhead Mills, una compañía acopiadora de granos ubicada en Hereford -Texas, ha estado usando tierra de diatomea para la protección de granos almacenados desde el año 1966, y han obteniendo un excelente resultado. Otra compañía, Hayden Mills de Phoenix - Arizona, fue pionera en el uso de tierra de diatomea a gran escala. Su principal elevador de granos almacena aproximadamente tres cuartos de millón de dólares de valioso trigo. El superintendente del establecimiento, Lawrence Manly dice orgullosamente: "No nos preocupa ningún gusano, porque nosotros no tenemos ninguno"

Probablemente la mayor compañía que experimenta con tierra de diatomea, en su planta de almacenamiento y empaque es Northrup & King Co. , la cuál especifica que utiliza una de las renombradas marcas de tierras de diatomea que se expenden en el mercado, para sus envases de semillas. Esta compañía lleva a cabo también investigaciones en forma privada, en conjunto con la Estación Experimental de Agricultura de Kansas, investigaciones conducidas por D. A. Miller, Glenn Sawyer y Ann Docahy. Uno de los proyectos esta orientado a determinar la efectividad de la tierra de diatomea para prevenir el daño de las semillas de girasol. Dichos experimentos han arrojado una mejora significativa en la protección del grano. Fragmentos de insectos y excrementos en granos, fue informado como muy poco. Otros estudios revelaron que en los granos que habían sido almacenados con tierras de diatomea, el hallazgo de fragmentos de insectos inferior a aquellos encontrados en los granos tratados con químicos. La tierra de diatomea es más efectiva porque previene el ingreso de insectos a los silos.

TIPOS DE TIERRA DE DIATOMEA

Hay varios tipos de tierra de diatomea. Posiblemente la diferencia básica radica entre la marina, y los depósitos en agua dulce. La tierra de diatomea de agua dulce posee un menor porcentaje de silicio, y aparentemente la tierra de diatomea localizada en ciertos depósitos no es efectiva para el control de ciertos gorgojos.

El Doctor John J. Grebe, Director de Investigación de la compañía Dow Chemical, cree que la tierra de diatomea ofrece mayor posibilidades para el control de insectos sin riesgo de polución. Según su punto de vista, se debería desarrollar un plan de control de insectos en forma específica, y para climas específicos. Por ejemplo, él destaca que en un clima húmedo y cálido, la posibilidad que haya mayor supervivencia de insectos es más alta. El también hace notar sobre la diferencia entre los diferentes tipos de tierra de diatomea, y la destreza del agricultor como variables en el control de insectos.

TESTIMONIOS

Fred Bracken de Palisades, Colorado, usa tierra de diatomea para el control de insectos en 319 acres de manzana, pera, damascos y cerezas. Los insectos que controla son pulgones, ácaros y polillas. Su control de insectos consiste en solamente en aplicaciones de tierras de diatomea a la noche, a costo promedio de U$S 25 acre/año.

Mientras F. Bracken es optimista en cuanto a la efectividad en el uso de la tierra de diatomea para el control de insectos, es pesimista en cuanto a la voluntad de otros agricultores de seguir un programa conciente: "El 95% de los productores de hoy no saben cuál es el ciclo de vida de los insectos. Ellos quieren que alguien les diga cuando efectuar las aplicaciones... nadie sabe lo que esta pasando..."

Usando tierra de diatomeas los daños en los cultivos de F. Bracken han ido disminuyendo año tras año. La tierra de diatomea es efectiva tanto como el productor lo es. Aplicaciones temprano y realizadas en forma consciente controlarán un amplio espectro dentro de la variedad de insectos. Precisamente que insectos, cuando y como, todavía necesita más investigación, y alguien que haga una investigación correcta.